Composición de los Suelos

El suelo está formado por varios componentes: rocas, arena, arcilla, humus o materia orgánica en descomposición, minerales y otros elementos en diferentes proporciones.   El conjunto de alteraciones que sufren las rocas, hasta llegar a constituir el suelo,  se denomina, meteorización;  proceso que consiste en el deterioro y la transformación que se produce en  la roca al fragmentarse por acción de factores físicos, químicos, biológicos y geológicos.       Factores físicos: las grandes rocas sometidas a la acción del hielo, la lluvia, los vientos, las variaciones de temperatura y muchos otros factores, se rompen, formando rocas cada vez más pequeñas.

1. Definición.

La palabra suelo proviene del latín solum, que significa suelo, tierra o parcela, y su definición es muy variada, dependiendo del punto de vista del interesado; así, la definición de suelo para un Ingeniero Civil es diferente a la de un Ingeniero Agrónomo, y de igual manera para un Antropólogo. Las siguientes definiciones de suelo son válidas y se basan en los principios de las Ciencias Naturales:

 

– El suelo es la capa superficial de la tierra en donde se realizan actividades bioquímicas y físicas, a causa de las relaciones entre suelo, organismos y medio ambiente.

– El suelo es la primera capa de la superficie de la tierra, formada por materia orgánica e inorgánica.

– El suelo es un conjunto de capas de minerales, en donde se realizan actividades físicas, química y biológica.

– El suelo es un recurso natural renovable en el cual los organismos realizan sus actividades.

– El suelo es una masa formada por minerales, agua, gases y materia orgánica.

– El suelo es la capa superior de la superficie sólida del planeta.

En base a la mayoría de las definiciones, el suelo es un material inerte (no-vivo) porque está formado por minerales, gases y agua; si bien contiene materia orgánica, la misma se encuentra en estado de descomposición, por lo tanto muerta. Dentro del suelo viven muchos organismos vivos, los que realizan actividades físicas, químicas y biológicas, pero ellos tan solo utilizan el suelo para sus actividades, pero no forman parte del mismo.

2. Importancia.

El suelo es considerado como un recurso natural renovable, del cual dependen grandemente las actividades humanas, como ser: minería, agricultura, ganadería, jardinería, construcción, urbanismo, obras civiles y militares, forestaría, etc.

El suelo es muy importante, principalmente para los organismos vivos de la tierra, por las circunstancias siguientes:

– Sirve de hábitat o vivienda.

– Nutre a las plantas, de las cuales se obtienen cosechas.

– Es fuente de materia prima para las actividades de la humanidad (petróleo, gas, carbón, oro, plata, cobre, hierro, etc.).

– Es un depósito de agua.

– Sirve de plataforma para las construcciones que realizan el hombre y ciertos animales (casas, edificios, aeropuertos, carreteras, etc.).

– etc.

3. Composición del suelo.


Todas las cosas existentes en la tierra, excepto los virus, se clasifican en 2 grandes grupos:

factores bióticos (con vida) y factores abióticos (inertes). El suelo tan solo está formado por factores abióticos, por ello es considerado como un cuerpo inerte o sin vida, pero que proporciona materiales para la vida de otras cosas.

Hablar de composición es hablar de las partes que forman a una cosa. En el caso del suelo, se dice que sus componentes o partes que lo forman son cuatro:

Aire.

– Agua.

– Minerales.

– Materia orgánica.

En un suelo ideal, estos componentes están presentes y mezclados en los porcentajes que se exhiben en el diagrama siguiente:


El aire. Está contenido en los huecos pequeños (micro poros) del suelo, y es necesario para la respiración de los animales que viven en el interior del suelo, para la respiración de las plantas por medio de sus raíces, para los procesos químicos de oxidación y reducción, etc.; este aire es más húmedo y contiene menos oxigeno que el aire de la atmosfera.

Al llover, el agua va desalojando el aire del suelo y ocupando su lugar, o sea, el lugar de los micro-poros. Esta condición daña a las raíces si dura mucho tiempo. Se dice que el suelo respira porque existe un intercambio de aire entre el suelo y la atmósfera, lo cual es bueno para mejorar la calidad del aire del suelo. El aire representa el 25% de los componentes del suelo.

El agua. Está contenida en los huecos grandes (macro poros) del suelo, y junto con los minerales forman la solución del suelo, de donde toman sus alimentos las raíces y algunos microorganismos. Cuando el agua va escaseando en el suelo su lugar lo va tomando el aire. El agua del suelo procede de las lluvias y de las corrientes subterráneas, y actúa de transporte de minerales o alimentos para las raíces de las plantas. El agua representa el 25% de los componentes del suelo.
Cuando el agua y aire se encuentran en grandes cantidades entonces se dice que ya no son componentes del suelo, sino que representan depósitos; esto para diferenciarlos del aire y agua que se encuentra en los poros del suelo, y que en realidad forma parte del suelo.

Los minerales. Estos provienen de las rocas y constituyen el verdadero suelo; son necesarios para la alimentación vegetal, y representan una excelente fuente de compuestos químicos. Los principales minerales son: grava, arena, limo y arcilla. La fracción mineral del suelo proviene directamente de la roca madre, y está constituida por fragmentos de roca de diferentes tamaños. Los minerales del suelo representan el 45% de los componentes del suelo.

Principales minerales del suelo


* Milímetros.

La materia orgánica. Está formada por los animales y vegetales muertos y excrementos presentes en el suelo, que por acción del clima y algunos microorganismos se descomponen y se convierten con el tiempo en humus* (elementos y compuestos químicos) aprovechable por los vegetales. El humus
se encuentra bien mezclado con la arcilla, formando el complejo arcilla-humus, de gran beneficio alimenticio para las plantas y que es la base de todas las actividades que se realizan en el suelo.

La materia orgánica del suelo procede de los restos de organismos caídos sobre su superficie, principalmente hojas y residuos de plantas. Este material recién incorporado es el que se conoce como “materia orgánica fresca” y su cantidad varía con el uso o vegetación que cubra al suelo.

La materia viva en el momento en que deja de serlo, comienza un proceso de descomposición provocado por los propios sistemas enzimáticos del organismo muerto. Además, sirve de alimento a numerosos organismos que habitan en la interface entre el suelo y los detritus.

Todos los vegetales necesitan para su desarrollo un alto contenido de materia orgánica. En los minerales no está presente el nitrógeno, pero sí en la materia orgánica. En los suelos tropicales, la materia orgánica se descompone completamente a los 3 meses, formando un compuesto llamado humus, el cual si puede ser aprovechado como alimento por las plantas (ácidos orgánicos) y que mejora la estructura de los suelos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: