Manzanilla (uso medicinal)

Manzanilla
La manzanilla o camomila es una hierba que suele crecer silvestre, y existen en su genero tres variedades diferentes.

Las especies de manzanilla comun y romana se caracterizan por sus pequeñas flores blancas,  a diferencia de la manzanilla hedionda. Las dos primeras tienen diversos usos en la medicina y la  perfumeria, mientras que la tercera se utiliza como componente de algunos venenos utilizados en  fumigaciones. Se adapta facilmente a casi cualquier condicion, aunque es originaria de las regiones  subtropicales de Europa y Asia.

Sus flores, muy caracteristicas, son semejantes a una margarita muy  pequeña, de petalos blancos muy pequeños y fragiles y tienen un centro amarillo predominante. Son en  general flores muy aromaticas con cierto sabor acre, y suelen aparecer en primavera. Su tallo puede  alcanzar el medio metro de altura, y es de porte herbaceo y erguido.

Ya desde el momento en el que se le concedio un nombre cientifico en el siglo XVIII, sus propiedades  medicinales eran reconocidas y apreciadas. Su genero lo debe al nombre latino de matriz, referido al  utero.

Ya desde antiguo se conocian sus cualidades como un tratamiento excelente para las enfermedades  relacionadas con la mujer. Su aceite esencial es usado por numerosas industrias de cosmeticos y  perfumeria, por su aroma y propiedades emolientes. Este mismo aceite se emplea en la medicina natural  en preparaciones relacionadas con la aromaterapia.  De ellas se extrae tambien una esencia empleada en perfumeria, medicina y cosmeticos para el cabello. Para preparar una infusion correctamente.

Para lograr aprovechar al máximo las propiedades de esta  planta se recomienda su consumo fresco. Se prepara en forma de te bien caliente, con 10 gramos de flores o ramas por cada litro de agua, procurando que la cocción de las hierbas no sea excesiva y tapando el recipiente donde se realice la preparación pues la evaporación puede restarle capacidad a  sus propiedades.

Se recomienda endulzarla con miel pues ambos sabores se complementan muy bien.  Dolores de estomago, cólicos menstruales. Beber una taza de te de manzanilla y poner emplastos de la  misma planta sobre el vientre. Esta misma preparación funciona eficazmente para expulsar los gases  intestinales. 

Reumatismo, calambres y nerviosismo.
Beber una taza de te de manzanilla. Es un ansiolitico maravilloso. 

Fiebre.
La acelga triturada junto con corteza de malva y manzanilla es de gran ayuda en los estados febriles  del organismo. 

Asma.
En infusión, mezclar hierbabuena y manzanilla en iguales proporciones. Tomarla durante los accesos  asmáticos. 

Cabello.
Para realzar el color dorado del pelo, especialmente en los niños, se recomienda el uso del aceite  esencial de la manzanilla, o aclarar el pelo de los niños tras el lavado con infusión de manzanilla. 

Antiinflamatorio y cicatrizante.
El cataplasma de manzanilla aplicado sobre las zonas afectadas es un remedio muy efectivo y relajante. 

Gripe, catarros y bronquitis.
Para despejar las vias aereas las inhalaciones del vapor de la infusion de manzanilla son especialmente efectivas.

Contraindicaciones.
Puede provocar una ligera irritación de la piel en algunas personas y otros síntomas de alergia generalmente de poca importancia, pero que pueden complicarse en ciertos casos. Se aconseja comprobar el grado de sensibilidad que se tiene a esta planta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: