Que son las semillas Transgénicas

Existe una constante duda y temor en el común denominador de los consumidores de semillas para siembra preguntándonos si nuestras semillas son Transgénicas y de manera categórica podemos asegurar que NO. A continuación relacionamos los principales cultivos transgénicos en el mundo, cabe señalar que nosotros básicamente comercializamos hortalizas, aromáticas,  chiles  y algunas flores y ninguna es transgénica. Independientemente del costo de estas que es mucho más elevado que las semillas comunes.

Actualmente se cultivan comercialmente 27cultivos transgénicos:

Alimentarios (soja, maíz, arroz, trigo, patata, tomate, remolacha, judías (ejotes), endivia (escarola), berenjena, calabaza, papaya, melón, ciruelo, remolacha y caña azucareras), forrajeros (alfalfa y Agrostis), textiles (algodón y lino), oleaginosos (distintas variedades de colza), flores (clavel, petunia, rosa) y otros como la pimienta dulce, el chopo o el tabaco”.

Fuente http://www.conocerlaagricultura.com/2015/04/cuales-son-los-principales-cultivos.html


En la red existe una gran cantidad de información referente a este tema y me permití poner a ustedes uno de los artículos más sencillos de entender respecto al tema en cuestión sin la necesidad de tener ningún tipo de estudio o preparación académica especializada.

SEMILLAS TRANSGÉNICAS

Una semilla es un componente de una planta que alberga un embrión, el cual sirve para producir un nuevo ejemplar. Transgénico, por su parte, es un adjetivo que refiere a aquel ser vivo cuya composición ha sido alterada a través de la incorporación de genes externos (que no le eran propios por naturaleza).

Las semillas transgénicas, por lo tanto, son aquellas que han sido modificadas mediante prácticas científicas. Estas semillas presentan en su genoma ciertos genes que no tenían en su estado natural.

En un organismo se pueden insertar, eliminar o modificar genes: el resultado de esta práctica es un organismo transgénico. Lo habitual es que estos cambios sean impulsados para conferir ciertas propiedades o cualidades al organismo en cuestión.

Las semillas transgénicas son modificadas para que resulten resistentes a diversos factores que podrían afectar el desarrollo de la planta. Gracias a este tipo de semillas, se pueden crear plantas resistentes a los insectos y a los herbicidas.

La producción de semillas transgénicas se ha vuelto un negocio millonario a nivel mundial. Las empresas que se encargan de su generación sostienen que estas técnicas podrían ayudar a combatir el hambre ya que los alimentos crecen con mayor facilidad y resultan más resistentes. Además, según su postura, contribuyen al medio ambiente dado que, al resistir diversas enfermedades, no se necesita el uso de agroquímicos.

 

Sin embargo, no todos están de acuerdo con el uso de semillas transgénicas. Con respecto a la afirmación relativa al hambre en el mundo, hay quienes aseguran que resultaría mucho más efectivo impulsar la producción local en los países en vías de desarrollo aprovechando sus recursos autóctonos, lo cual acarrearía más beneficios a nivel económico y evitaría la dependencia de un tercero para la adquisición de las semillas.

 

Quienes condenan el uso de semillas transgénicas, en cambio, advierten que estas semillas son patentadas por empresas y sus plantas, por lo tanto, constituyen una propiedad privada. Además los alimentos derivados de semillas transgénicas podrían causar diversos problemas de salud, mientras que los cultivos alterarían el equilibrio ecológico.

 

Los tomates McGregor son conocidos en parte por haber sido el primer alimento transgénico en comercializarse, y la empresa que los produce debió enfrentarse a varios años de intensos procesos de control antes de conseguir el permiso para convertir su idea en un producto comercial. Cabe mencionar que la obligación de someter los productos transgénicos a estrictos controles continúa en la actualidad, aunque esto no garantice la seguridad de los consumidores según ciertas posturas.

 

Uno de los opositores más fuertes es el sector agrícola tradicionalista, o que al menos intenta apostar por los métodos que considera más “naturales”. Son varias las encuestas que hablan de una amplia mayoría de consumidores en contra de las semillas transgénicas; sin embargo, esto se contradice con las prácticas que tanto la agricultura como la ganadería tienen como pilares fundamentales de su existencia. Las acusaciones de no respetar las leyes de la naturaleza pierden fuerza cuando provienen de personas que crían animales y explotan la tierra con productos químicos: lo natural sería dejar a los animales en libertad y que cada uno cultivase su propio alimento en una pequeña huerta particular.

 

La industria biotecnológica no tiene mucho en común con la agricultura, y esto también significa que las aptitudes necesarias para trabajar en un sector no tienen relevancia en el otro. De hecho, otro de los puntos en discusión en contra de las semillas transgénicas es que su generalización a la hora de fabricar productos alimenticios podría poner en riesgo la economía de miles de personas, ya que no sería posible ofrecerles cambiar de puesto, sino que las dejaría sin trabajo. Algo similar ocurrió con la llegada de la informática a las empresas.

REFERENCIAS

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2014. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de semillas transgénicas (https://definicion.de/semillas-transgenicas/)

Semillas Monsanto

Monsanto patenta la mayoría de las semillas que desarrolla la compañía. Según Monsanto, lo hacen con la intención de recibir el pago por la inversión que fue necesaria para la creación de las semillas y para incentivar la investigación​ La controversia surge cuando los agricultores reutilizan las semillas, provocando que la compañía los demande. Percy Schmeiser, un agricultor cliente de Monsanto entrevistado por Matilde Pérez de La Jornada, afirma que hacer tratos con la compañía en cuestión es demasiado caro. En la entrevista, Schmeiser comenta que un agricultor que trabaja con Monsanto además de comprar la semilla, cada año debe pagar 15 dólares por acre (poco menos de media hectárea) para mantener válida la licencia del uso de la misma. De no ser así o por simplemente hablar mal de la empresa con otros agricultores, les cuesta una tercera parte o la totalidad de su cosecha.  ​


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: